<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1845630918903768&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cómo implementar mindfulness en la vida cotidiana?

 

istock-1125924703

Si bien es posible que la práctica de la atención plena sea simple, eso no significa necesariamente que sea fácil. La atención plena requiere esfuerzo y disciplina por el simple motivo de que las fuerzas que actúan en contra de nuestra capacidad de prestar atención plena, son extremadamente tenaces, tan intensas y están tan fuera de ámbito de nuestra conciencia, que es necesario que tengamos un compromiso interno y que hagamos un cierto tipo de trabajo para poder seguir adelante con nuestros intentos de captar los momentos de forma consciente.

Se trata de un trabajo intrínsecamente satisfactorio, porque nos pone en contacto con muchos aspectos de nuestra vida que habitualmente pasamos por alto o nos perdemos. También es un trabajo esclarecedor y liberador, es esclarecedor en el sentido de que nos permite literalmente ver con mayor claridad y por consiguiente llegar a comprender con más profundidad aspectos de nuestra vida con los que no estábamos en contacto, o que no estábamos dispuesto a mirar.

La atención plena también puede ayudarnos apreciar sentimientos tales como la alegría, la tranquilidad, la felicidad, que suelen pasar de forma fugaz y sin ser reconocidos en la práctica.

El único momento que existe ese éste, no intentamos mejorar ni llegar a ningún otro lugar, no tratamos de alcanzar siquiera comprensiones profundas, divisiones especiales, tampoco nos forzamos a dejar de juzgarnos, calmarnos y relajarnos. Y por supuesto no fomentamos el ensimismamiento ni el egocentrismo, simplemente nos invitamos a interactuar con el momento presente, con conciencia plena, con la intención de realizarlo lo mejor que podamos. [1]

Las ocasiones para practicar la atención plena en la vida cotidiana abundan, cuando se está en la casa, está bueno intentar aprovechar situaciones comunes y repetitivas como invitaciones para practicar la atención plena: ir a la puerta de la calle, contestar el teléfono, buscar por la casa a otra persona con la que necesita hablar, ir al baño, sacar la ropa de la secadora, ir a la heladera… todas estas pueden ser oportunidades excelentes para bajar el ritmo y estar más en contacto con cada instante presente. La idea sería notar  las sensaciones internas que le impulsan a contestar el teléfono, o abrir la puerta a la primera llamada, ¿ por qué el tiempo de respuesta tiene que ser tan breve como para sacarte de la vida que estaba viviendo en el instante anterior?. Intenta también estar presente cuando haces cosas como ducharte o comer, cuando estás en la ducha, estás realmente en la ducha?, sientes el agua sobre tu piel? o está en algún otro lugar extraviado en pensamientos perdiéndose la ducha por completo? Comer es una magnífica oportunidad para practicar la atención plena,  saboreando lo que comes. Puedes convertir todo tu día en una oportunidad para estar presente o para regresar al presente una y otra vez.

A  continuación te pasó algunos tips para realizarlo en tu vida cotidiana:

UNO:
En cualquier momento que estés por iniciar una nueva actividad, ya sea salir de tu casa o sentarte en la computadora, detente y haz tres respiraciones conscientes, eso simplemente es  una forma de cortar con la actividad anterior y conectar con la nueva.

DOS:
Todas las veces que recuerdes, pon tu mano en el pecho y en el momento de exhalar pronuncia mentalmente estas tres palabras: aflojo, tranquilizo, permito, todas las veces que quieras estés donde estés ,es una invitación a soltar, aflojar, relajar, distender, conectar de vuelta con el momento presente.

TRES:
Estés donde estés, detente al menos un minuto o menos y trata de percibir todos los sonidos que son distinguibles a tu alrededor, no tienes que juzgar si son agradables o desagradables solamente escuchar qué hay sonando a tu alrededor.

[1] John Kabat Zinn

Mindfulness

Temas: Mindfulness

Patricia Herrera

Escrito por Patricia Herrera

Licenciada en Educación, Profesora en Educación Primaria y Terciaria, Instructora de Yoga Científico Terapéutico, Instructora en Técnicas de Meditación.

    ¿Te sumas?

    Estamos comprometidos al 100% con el contenido que subimos para que te sea de utilidad y puedas aprender e informarte. Forma parte de los más de 3000 suscriptores que ya nos acompañan.

     

    Nuestros artículos más populares

    Agenda una llamada con nosotros